Follow by Email

lunes, noviembre 13, 2006

MALVARIO

MALVARIO
Con la publicación de las notas del último seminario que dictó en el Collège de France, La preparación de la novela, hoy está casi completa la biblioteca en castellano del crítico francés (1915-1980).La escritura de la novela, entonces, como el amor, no tiene razón de ser más que su sentido inexplicable: sólo se escribe. Barthes pone de ejemplo una anécdota zen (el era un gran amante del zen y de lo japonés, sabiendo que nunca de verdad podría comprenderlo). Chu-Chuan (siglo X) reta con su bastón a un grupo de discípulos: "No llaméis a eso un chu-pi, pues entonces estaréis afirmando; no neguéis que sea un chu-pi, pues entonces estaréis negando. Fuera de la negación y la afirmación, ¡hablad, hablad!". La novela es un discurso que ni afirma ni niega, ni intimida ni presiona, como el buen amor.
El Mercurio 12 de niviembre de 2006





No hay comentarios.: